lunes, 13 de septiembre de 2010

Venezuela proyecta tener un Carem al servicio de PDVSA


De concretarse la venta, Argentina sería el primer proveedor de un reactor a Venezuela. ?El diseño y fabricación corresponde íntegramente a la Comisión Nacional de Energía Atómica y fue declarado de interés nacional.


La semana última dieron inicio en el predio donde se ubican las centrales de Atucha I y II las tareas de limpieza de un terreno en el cual la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) prevé levantar un centro de asistencia a centrales nucleares.

Esas tareas signan la punta de lanza de la construcción de un prototipo del reactor Carem de 25 MW.

Sin que todavía esa instalación haya visto la luz ya despertó fuerte interés en Venezuela con el objetivo de asegurarse una fuente de provisión de energía que PDVSA enfocará a atender las necesidades de sus campos petroleros.

El interés de Venezuela no debe llamar la atención por la afinidad política y vínculos comerciales y económicos que evidencian los gobiernos de Cristina Fernández y de Hugo Chávez.

Así lo confirmó el gerente que está al frente del Proyecto Carem, José Boado Magan, quien informó que la CNEA proyecta tener en estado crítico ese reactor para el 2015, lo que ya hizo que una minera del Canadá comience a evaluar los beneficios de esa instalación que funcionará con uranio natural, lo que evitaría desplazar grandes volúmenes de combustibles líquidos hacia remotas zonas del ese país de América del Norte para satisfacer sus labores productivas.

Por su lado, el vicepresidente de Nucleoeléctrica Argentina, Jorge Sidelnik, aclaró que la construcción del Carem insumirá durante un lustro unos u$s50 millones al año, presupuesto que juzgó similar al que debe ponerse en juego cada invierno en el plan de la garrafa social de GLP.

Otra de las aplicaciones del Carem podría enfocarse a desalinizar agua de mar, siempre para atender necesidades de la minería, tal como acontece en la desértica región del Norte Grande de Chile donde la producción cuprífera quedó desguarnecida por la desaparición de la Argentina como proveedor de gas.

Por ahora en los terrenos ubicados en Lima que comenzaron a sanearse se prevé erigir un centro de asistencia a centrales nucleares, que sumará 19.000 metros cuadrados de edificios ya existentes que serán refuncionalizados. Las dependencias de ese centro se enfocarán en una primera etapa a verificar, confirmar y optimizar el diseño físico del Carem, labor en las que ese centro se verá también secundado por el Centro Atómico Ezeiza y por Conuar.

La disponibilidad de energía siempre planteó una necesidad primordial para la actividad petrolera, máxime en un país como Venezuela donde sus pozos se destacan por un alto rendimiento extractivo.

Diferente es la situación de la Argentina donde los 15.000 pozos en explotación arrojan un promedio de 6 metros cúbicos diarios de crudo, lo que obliga a abastecer de energía a los equipos de bombeo de diferentes formas.

Pan American Energy, que extrae en Cerro Dragón-Anticlinal Grande más de 16.000 metros cúbicos diarios sobre la base del funcionamiento de centenares de equipos de bombeo, prevé instalar un parque de molinos eólicos que aprovechará los fuertes vientos de esa zona patagónica.

Pero el Carem además necesita tener asegurada una adecuada provisión de agua dulce de calidad que es siempre escasa en la Patagonia. Como las dos terceras partes del país (1.800.000 kilómetros cuadrados) es desértico o semidesértico el Carem sólo será factible de instalar en áreas como Formosa, donde ese problema no existe.

Un Carem de 25 MW de potencial sería capaz de abastecer las necesidades de energía de una ciudad de 100.000 habitantes, comunidades de las que existen casi medio centenar en el país.


No hay comentarios: