jueves, 11 de febrero de 2010

Macri apoyó a Cristina y criticó a Mauricio




Lejos de tratarse de un tibio apoyo, el empresario Franco Macri dio su visto bueno al proyecto de país que intenta llevar adelante Cristina Fernández de Kirchner, minimizó la ausencia de la Presidenta en la gira por China y criticó con dureza a su hijo, Mauricio Macri, líder de uno de los partidos de la oposición -el PRO- y jefe de Gobierno porteño.

En el marco de la misión diplomática y comercial a China, Macri aseguró, según consigna La Nación, que el Gobierno "está encaminando perfectamente la relación" con el gigante asiático. Lejos de acotar el comentario a las relaciones comerciales internacionales, Franco fue un poco más allá: "el proyecto de país que está intentando la Presidenta es el correcto, el mismo que tiene cualquier país moderno".

"Las relaciones con China están en el camino de un entendimiento muy importante, China está dando un gran respaldo a la Argentina", explicó Macri en declaraciones a Radio La red. De esta forma, el empresario minimizó el posible impacto que pudo haber causado la cancelación del viaje presidencial a China, país en donde se encuentra gran parte de sus negocios.

"Aunque hubiera sido muy importante que fuera, desde el punto de vista de la economía y de la relación, no hay ningún tipo de problemas", añadió, y explicó que China tiene interés en invertir en Argentina en sectores tales como el ferroviario, el petrolero y el relacionado al subterraneo. "Ojalá todos empujáramos por ese proyecto", expuso finalmente el empresario, dejando explícito su apoyo al kirchnerismo.

Franco, que es Macri. El líder del clan Macri no dejó pasar la oportunidad para criticar el modo de actuar de la oposición, entre la que se encuentra su hijo Mauricio, líder del PRO. "Un país se hace entre todos, no lo pueden hacer grupos si tienen otros grupos en contra. Ayudemos a la Argentina para que podamos hacer un gran país", aseguró.



fuente:diario perfil

viernes, 5 de febrero de 2010

CAUSA CONTRA LA DUEÑA DE CLARIN POR APROPIACIÓN DE MENORES


"Están esperando que Herrera de Noble se muera y no haya culpables"
Uno de los abogados querellantes denunció a la Justicia por no cruzar los ADN de Felipe y Marcela Noble con los de varias familias que buscan a hijos de desaparecidos. Directivos de Clarín son investigados por lavado de dinero.
09:28 | 04.04.2009
Ernestina de Noble. Los familiares de desaparecidos buscan saber si Marcela y Felipe Noble fueron robados y apropiados ilegalmente a detenidos por la Dictadura Militar.

La causa que investiga si los jóvenes que fueron adoptados ilegalmente por Ernestina Herrera de Noble en 1976 fueron robados a padres desaparecidos, se encuentra en plena definición.

La Corte Suprema ordenó el año pasado que los análisis de ADN se realicen en el Cuerpo Médico Forense y sólo se crucen con las muestras de las familias querellantes. No obstante, los presuntos abuelos de Felipe y Marcela solicitan que las secuencias de ADN se comparen con todos los registros del banco de datos y en especial con los que corresponden a mujeres con hijos secuestrados entre los años 1975 y 1976.

La querella en la causa Noble está encabezada por las Abuelas de Plaza de Mayo y por las familias Lanuscou-Miranda y García-Gualdero, abuelos maternos y paternos respectivamente que sospechan que Marcela y Felipe pueden ser los nietos que buscan hace tres décadas.

De acuerdo con el periodista y abogado de la familia Lanoscou, Pablo Llonto, “después de estar estancada siete años, ahora la Justicia ordena que los análisis se hagan de modo contrario a lo que marca la ley, que dice que se tienen que cruzar los análisis de ADN de los hijos apropiados con todos los de los grupos familiares que tengan desaparecidos", dijo Llonto a Críticadigital.

En ese sentido, el abogado denunció una manipulación judicial a favor de la directora del diario Clarín, en la causa que está en manos del juez federal Nº 2 de San Isidro, Conrado Bergesio: “Esa maniobra es con el objetivo de que Ernestina se muera y no haya culpables, porque tiene 84 años y ella sola es la apropiadora, es decir que los adoptó ilegalmente, eso está demostrado en la causa y por eso fue detenida".

"Para saber si la apropiación es o no un delito de lesa humanidad, enmarcado en el terrorismo de Estado practicado durante la dictadura militar, hay que ver si son casos vinculados a desaparecidos. Si no lo son, el delito prescribe", añadió el letrado.

"Pero si se demuestra que fue una acción vinculada a terrorismo de Estado, Herrera de Noble va presa. Si están seguros que no son hijos de desaparecidos, que se haga el análisis con todos los ADN que están en el Banco de Datos", continuó Llonto.

Por este motivo, la familia Lanoscou envió una carta documento a la coordinadora técnica del Banco Nacional de Datos Genéticos, María Belén Rodríguez Cardozo, para que se niegue a entregar los datos.

Según el periodista, “esto atenta contra la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo porque si se convalida el hecho de que los imputados, como Ernestina, determinan con quién se hace el análisis, va a marcar un retroceso de años en la lucha” de los casos de los bebes secuestrados. “Si se repite, agrega el abogado, cada victimario va a decir 'yo quiero que mi sangre se cruce con tal y tal', este privilegio tiene Noble y fue consolidado por la Corte Suprema de Justicia".

Además, las Abuelas hicieron un pedido al juez Bergesio en marzo del 2008, quien aún no respondió. Le requirieron un análisis a 20 grupos familiares que buscan a sus nietos cuyas madres pudieron haber dado a luz en una fecha cercana a la que nacieron Felipe y Marcela, en marzo de 1976.

Otro elemento de argumento de la querella es que la defensa de los Noble está pidiendo que se destruya el resultado de los análisis de Marcela y Felipe. De este modo, si se presentaran otras familias “hay que realizar todo de nuevo y se convertiría en un juicio eterno”, señala la querella.

Hay una gran preocupación por parte de los familiares "porque se está a punto de consumar una terrible barbaridad jurídica al hacerse un análisis sin pasar por la totalidad del banco genético, que es lo que establece la ley, que se hace en todos los casos salvo para gente rica, y con poder" dijo el periodista defensor de Lanouscou.

LOS TESTIGOS DE RELLENO. El lunes de esta semana declaró Jorge Asís. Según Alan Iud, representante legal de las Abuelas, el escritor no aportó datos relevantes a la causa. El abogado indicó a este medio que al llamar a testigos desvinculados con las apropiaciones, se logra un sobreseimiento que favorece a Ernestina: “Se llamarán a 80 personas para que no digan nada”, dijo Iud al respecto.

Parte de la querella pidió que el juez Bergesio se inhiba, y le pase el expediente al Juez Federal de San Martín, Jean Manuel Yalj, que investiga todos los casos de terrorismo de Estado en zona Norte del Gran Buenos Aires y donde la familia Lanouscou es querellante en la causa 4012, por la desaparición de Matilde Lanouscou, la posible madre de Marcela.


Fuente: Crítica

“Clarín compró Papel Prensa con la familia Graiver secuestrada”

Por Felipe Deslarmes

Osvaldo Papaleo, hoy empresario teatral y cinematográfico, se volvió a meter de lleno en el escenario político tras su aparición en las audiencias públicas que se realizaron para debatir la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. El ex secretario de Prensa de la ex presidenta Estela Martínez de Perón, que fuera secuestrado y torturado durante la última dictadura, asegura que el monopolio creado por el Grupo Clarín comenzó a gestarse bajo el régimen comandado por Jorge Rafael Videla.

Papaleo detalló el modo por el cual Clarín, La Razón y La Nación se quedaron con Papel Presa, la piedra fundacional de un monopolio mediático que creció al amparo del poder de turno durante treinta años.

–Pese a su historia, a muchos les sorprendió su participación en las audiencias públicas.

–Mi participación en las audiencias públicas es natural. Pese a la sorpresa de algunos, tengo una larga militancia en el justicialismo discutiendo el tema de los medios de comunicación. Yo soy de la generación que en los años ’73, ’74, ’75 y hasta el golpe de Estado participó de la política sobre los medios de comunicación que el general Perón instrumentó en su retorno a la Argentina. Aquella política involucró el cese de las licencias televisivas de los canales de aire. En aquel entonces también se planteó el tema de la legislación y las normas. Allí tuvimos conciencia y tomamos medidas de transformación en los medios.

–¿La transferencia bajo el régimen de la dictadura de Papel Prensa a los diarios Clarín, La Nación y La Razón es la piedra fundamental del monopolio comunicacional en la Argentina?

–Con respecto a Papel Prensa lo que hay que explicar es que era una sociedad que tenía la familia Graiver en un 75% y el Estado nacional en un 25%. Se había constituido a fines de la década del ’60. De a poco se fue transformando en una planta importante en la zona de San Pedro y Baradero, fundamentalmente por la explotación del papel nacional y por la producción, principalmente de papel para los diarios. Hasta ese entonces había una enorme cantidad de papel que se consumía y se tenía que importar, cuestión que era bastante onerosa para los medios gráficos nacionales. En marzo de 1977 fueron detenidos casi la totalidad de los miembros de la familia Graiver. El padre, la madre y la esposa de David Graiver, que había fallecido el 7 de agosto de 1976 en un accidente aéreo en México.

–¿Qué pasó dspués?

–Si bien Papel Prensa era uno de los activos más importantes de Graiver, no era éste su único negocio. Entre agosto del ’76 y marzo del ’77, cuando la familia estaba liquidando sus activos, recibió algún tipo de oferta por parte de Clarín, La Razón y La Nación para comprar Papel Prensa. De hecho, la tarde del día en que detienen a la mayoría de la familia, mi hermana, Lidia Papaleo de Graiver, asistió junto a Isidoro Graiver a una reunión con representantes legales y algunos miembros de los directorios de estas empresas para ver si se podía firmar una carta de intención para comprar la empresa. Esa noche son detenidos.

–Y a su vez se produce otra cadena de secuestros...

–Allí comienza otra actividad. La dictadura acciona contra el diario La Opinión, que dirigía Jacobo Timerman y del cual era propietario David Graiver. Así se iba desarrollando la política de los medios. A su vez, un tribunal de guerra condena a la familia Graiver en base a declaraciones arrancadas bajo tortura en el Pozo de Banfield y en el Puesto Vasco de Bernal. Yo también soy detenido y paso nueve meses en el Puesto Vasco. La familia Graiver es blanqueada, al igual que Jacobo Timerman. Pero la familia queda detenida. Yo salgo a los nueve meses y me voy del país.

–¿Cómo siguió el proceso judicial?

–A partir de allí empezamos a intentar que la familia Graiver fuera juzgada por la Justicia Civil y no por la Justicia Militar. Luego los Graiver fueron incluidos en lo que se llamó el “acta institucional”, donde había muchos dirigentes políticos, por ejemplo Lorenzo Miguel, Jorge Taiana, Carlos Menem, entre otros. El acta significaba que uno perdía los derechos civiles y económicos. Esto significa que todos los bienes de la familia pasaban a estar en manos de la Comisión Nacional para la Recuperación Patrimonial (Conarepa). Por lo tanto, el 75% de Papel Prensa pasa a estar en manos del Estado. A fines del ’78 se convoca a una asamblea para tratar el tema accionario de la empresa. En ese momento me reúno con el abogado de Clarín, Bernardo Sofovich, quien me advierte que se va a realizar una multiplicación de las acciones y la posterior cesión a Clarín, La Nación y La Razón. Con la multiplicación, las empresas se aseguraban la posición dominante por más que la familia Graiver recuperara sus acciones. De esa asamblea no pudimos participar, nos fue prohibido.

–Y ahí comienza a cerrar esa parte de la historia...

–Así Clarín compró Papel Prensa, con la familia Graiver detenida y juzgada por un tribunal de guerra de la dictadura. A partir de allí Clarín ejerció el monopolio de la venta de papel para diarios. Cuenta de esto dieron Julio Ramos (N. de R: Los cerrojos a la prensa), fundador de Ámbito Financiero, y Héctor Ricardo García, que durante muchos años fue dueño de Crónica.