domingo, 8 de agosto de 2010

Según vendedores de comercios porteños, creció cerca del 20 por ciento la compra de obsequios, comparada con 2009

Jugueterías repletas en la víspera del festejo



En la víspera del Día del Niño, las jugueterías porteñas estuvieron repletas de compradores con el objetivo de conseguir ese regalo especial que sus hijos esperarán encontrar hoy cuando se despierten, seguramente, más temprano que un domingo habitual.

Coloridas bolsas, papeles de regalos y moños se multiplicaban ayer por centenares en cada una de las jugueterías que, según estimaciones preliminares de los comerciantes, vendieron alrededor de un 20 por ciento más que en 2009 para esta fecha.

Pelotas, muñecas, robots, aviones, barcos, castillos, rompecabezas, videojuegos, metegoles, bicicletas y patines fueron sólo algunos de los juguetes más elegidos por los padres, que debieron armarse de paciencia y soportar extensas filas para abonar sus regalos. Algunos esperaron cerca de una hora.

“Trabajamos muchísimo, tanto hoy [por ayer] como ayer [por anteayer]“, dijo a LA NACION una de las vendedoras de Apio Verde, en la avenida Santa Fe al 2200 de esta ciudad, mientras cargaba en su brazos un disfraz de princesa, un maletín de doctor, una pelota y un rompecabezas.

Por otra parte, la responsable de Cebra, en la avenida Rivadavia y Uriburu, explicó que la venta durante el día había sido constante y que calculaba un incremento del 20 por ciento respecto de 2009.

El movimiento de personas también fue incesante en las tiendas de artículos, indumentaria y calzado infantil, en los shoppings de la ciudad.

En tanto, ayer más de un centenar de chicos recibió un regalo inesperado: su vuelo de bautismo.

En realidad, hubo dos vuelos. Uno despegó ayer a las 11.30 y tuvo como protagonistas a chicos atendidos por la Fundación Flexer, el Hogar Pimpinela y la Fundación Establo Terapéutico, que, por iniciativa de Aerolíneas Argentinas, realizaron su primer vuelo en una aeronave comercial que partió y aterrizó en el aeroparque metropolitano, luego de un sobrevuelo sobre la ciudad de Buenos Aires, el Río de la Plata y la ciudad de La Plata. En total, 30 minutos inolvidables.

El otro tuvo como pasajeros a chicos del comedor comunitario Los Pibes de la Boca: se subieron a un avión Hércules, que despegó de la base aérea militar Aeroparque para sobrevolar la ciudad acompañados por artistas infantiles, que les repartieron regalos y golosinas.

Otro lugar que se adelantó al Día del Niño fue la red social Twitter, en la que un gran número de sus usuarios decidió cambiar su foto de perfil por una de su infancia.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1292535

No hay comentarios: