domingo, 29 de agosto de 2010

El mercado interno se consolida y crece la confianza de los consumidores y las Pyme

El consumo de los argentinos se afianza en el tiempo y los indicadores de expectativas adelantan un desempeño todavía más favorable. Mientras el mercado interno continúa dinamizando la economía local, las empresas debaten cómo ampliar la capacidad productiva para absorber la demandad y reclaman "mejores canales financieros".


Los últimos indicadores de confianza de los consumidores coincidieron en remarcar que las proyecciones de venta son más que favorables para la economía y que mejoró la visión de los argentinos respecto de la situación macroeconómica. El panorama se materializó a fines de esta semana con los datos que el Gobierno difundió, donde se relevó un salto en las ventas de los centros comerciales de casi un 40% interanual.
Entre el empresariado Pyme reconocen que la mayoría de los sectores productivos están, en gran parte, abocados al mercado interno, pero señalan que la capacidad ociosa de producción en algunos rubros está en niveles bastante elevados.
No es un aspecto pasajero porque uno de los reclamos más históricos de los empresarios nacionales es su poca inserción dentro del sistema financiero, limitados por normas y reglas que no los benefician.
Frente a este contexto, el desafío es lograr canales de financiación lo suficientemente sólidos como para pegar un salto de inversión y ampliar los márgenes productivos. La preocupación (o, por lo menos, esta tarea) es también compartida por el Gobierno, que bien conoce que cuando la demanda supera la oferta los precios tienden al alza o crecen las importaciones y se desbalancean los equilibrios comerciales.

Confianza del consumidor: Retorno a los niveles previos al conflicto rural. La confianza de los consumidores creció en los primeros siete meses del año un 24,4% , liderando los índices de Latinoamérica, que también mantienen una línea positiva, en contraposición con los valores europeos.
En agosto, el Índice de Confianza del Consumidor, medido por el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Torcuato Di Tella, subió 4,6% con respecto a julio y en términos interanuales, el indicador se recuperó en un 23,8 por ciento.
"El factor que mide las expectativas de la gente acerca de la evolución de su Situación Económica Personal se recupera 7,11%, con una marcada mejoría en el componente que refleja las condiciones presentes en comparación con un año atrás", detalla el estudio del CIF y agrega: "En agosto, la predisposición para la compra de Bienes Durables e Inmuebles aumenta 4 por ciento".
Las mediciones que regularmente emiten la Universidad de Tres de Febrero y la Universidad Católica coinciden también en el balance positivo de la confianza de los consumidores, tanto para las expectativas de la economía nacional como de la situación familiar, y pronostican una mejora en la capacidad de compra de cara a los próximos meses.
Javier Rouillet, analista de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, explicó a Buenos Aires Económico que el crecimiento en la confianza de los consumidores está "en concordancia con los demás indicadores favorables de de la economía, exceptuando el de inflación que no está dando del todo bien en términos generales".
"En este contexto es absolutamente razonable que la confianza muestre esas buenas perspectivas", aseguró Rouillet y precisó que "esta tendencia deja ver la posibilidad de concreción de un gasto mayor por parte de los consumidores que, además, requiere en gran parte de un endeudamiento, lo cual deja implícitas ciertas expectativas a un corto o mediano plazo, inclusive para el sector financiero".
Los indicadores de confianza vuelven a situarse en los niveles que se registraban a comienzos de 2008 previo a la explosión del conflicto con las entidades patronales del campo. Además, las perspectivas de compra actuales están impulsadas por los recientes incrementos salariales y las estrategias de marketing y financiamiento de las grandes cadenas comerciales.
El analista de Torcuato Di Tella señaló que "desde principios de 2008 hubo una caída muy fuerte y recién ahora se está retornando a los niveles máximos que tuvo en períodos anteriores". Indicó también que la medición de confianza del consumidor "es un índice que de alguna manera está intentado captar cómo la gente ve el país".
Los bienes durables se posicionan en la cima de la pirámide de proyección de consumo: "Una buena forma de cubrirse de los efectos de la inflación es adquirir bienes que mantienen el valor, como pueden ser los durables, pero además tiene que ver con que hay perspectivas a largo plazo. Se mezclan dos componentes que están causando esa predisposición", concluyó Rouillet.

El consumo en shoppings creció un 40%. Las ventas en los grandes centros comerciales y shoppings crecieron en junio pasado un 37,9 respecto de igual mes de 2009, logrando los 1.048,8 millones de pesos, de acuerdo a los datos que dio a conocer el INDEC.
Impulsados por los planes de entre 30 y 50 cuotas, los productos electrónicos lograron las mayores alzas interanuales, con un crecimiento del 85%, perseguidos por el rubro ropa deportiva que aumentó un 58 por ciento.
En términos de precios, según determinó el INDEC, durante julio en los shoppings se registró una inflación interanual del 7,7% y, en relación con el último mes, del 0,6 por ciento.
Días atrás, Buenos Aires Económico había reflejado en un informe que en la Ciudad Autónoma y en el Gran Buenos Aires, las grandes marcas comerciales hacen fila en listas de esperas para ingresar en los shoppings, tentadas por el considerable crecimiento del consumo.

La respuesta Pyme a las proyecciones de consumo. Los empresarios Pyme reconocen que algunos sectores de la industria están trabajando cerca de los límites de su producción, pero destacan que a nivel generalizado “las pymes están en condiciones de absorber una demanda sostenida del mercado interno".
Así lo afirmó Francisco Dos Reis, presidente de la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN), durante la inauguración de la sede de APYME Regional Buenos Aires, donde confluyeron unos 100 empresarios del sector.
"Hay excepciones, con un porcentaje que puede ser hasta significativo, pero en general no se está trabajando a todo ritmo en la industria sino que queda un margen ocioso para ampliar la producción", explicó el dirigente empresarial a Buenos Aires Económico.
Además, descartó la teoría del consumo por inflación y se inclinó hacia un concepto mucho más directo: "La gente gasta porque está en mejores condiciones". Según Dos Reis, "hay un crecimiento de la economía, la población tiene mayor capacidad de consumo y lo efectiviza. No planifica, no hay teorías económicas en la cultura popular".
Además, apañado también por los empresarios del Regional de APYME, Dos Reis advirtió que el sistema financiero no acompaña el salto de inversión que está demandando el entramado Pyme y precisó que "hay una cantidad muy importante de pequeñas y medianas empresas que están fuera de los canales financieros".
Sin embargo, destacó que "desde la Secretaría Pyme (Sepyme) se están instrumentando líneas de financiación muy interesante, pero que no se conocen del todo". Finalmente, concluyó que "la Argentina necesita una reforma del sistema financiero", ofreciendo un guiño al debate parlamentario que está rondando sobre la reforma de la actual Ley de Entidades Financieras.

Más de 700 empresas acceden al crédito por la puerta de la Sepyme. A través de un comunicado, el Gobierno nacional informó que hay unos 725 proyectos de desarrollo empresarial que serán financiados por la Secretaría Pyme (Sepyme) del Ministerio de Industria, a través del Programa de Acceso al Crédito y Competitividad.
La iniciativa contempla, entre otros objetivos, "la realización de estudios de mercado, nuevos productos o certificación de normas de calidad", según se detalló.
"Este programa es una herramienta que nos permite fomentar la competitividad de las pymes, a través de mejoras de sus procesos, el acompañamiento para que alcancen estándares de calidad internacionales, se acerquen a la frontera tecnológica y amplíen sus posibilidades comerciales, dentro y fuera del país", subrayó la ministra de Industria, Débora Giorgi.
La Sepyme apuntó que el Programa de Acceso al Crédito y Competitividad (PACC) ofrece aportes no reembolsables para proyectos orientados a exportación, sustitución de importaciones, integración de cadena de valor y, en general, "a todas aquellas actividades que tiendan a aumentar la presencia de las empresas en el mercado".
"Sumada la inversión que comprometieron las empresas, los 725 planes de desarrollo empresarial registrados en el primer semestre del año suman un total de 46 millones de pesos", aseguró la Secretaría en un comunicado de prensa.
Para la formulación del proyecto, el Gobierno cubre el 100 por ciento de los gastos, siempre que no excedan los 4 mil pesos; mientras que, en el caso de conceptos técnicos, los reintegros permiten cubrir honorarios profesionales, hasta el 60 % con un tope de 90 mil pesos.

http://www.elargentino.com/nota-104518-Se-consolida-el-mercado-interno-y-crece-la-confianza.html

No hay comentarios: