miércoles, 16 de marzo de 2011

La Argentina cuenta con el primer banco de cerebros de Latinoamérica en la Fundación FLENI

Ni dólares, ni oro, ni diamantes… En el banco de la Fundación FLENI se guardan… cerebros.

banco de cerebros1.jpg

El laboratorio de neuropatología de la Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia (FLENI) fue diseñado para llevar a cabo prácticas de la anatomía neurológica del sistema nervioso. “De este laboratorio depende el banco de cerebros que es una experiencia que ya tiene algunos años en Argentina y que básicamente consiste en el almacenamiento en las mejores condiciones de cerebros de pacientes fallecidos por distintas enfermedades, neurológicas y no neurológicas.”, nos cuenta Gustavo Sevlever, Director del área de Docencia e Investigación de la Fundación.

FICHA: Banco de cerebros
Importancia – Es el primer banco de cerebros de Latinoamérica
Cantidad de cerebros almacenados – 36 hasta marzo 2011
Procedencia del material – Donaciones de familiares de personas fallecidas

La diferencia con la donación de otro tipo de órganos es que la de cerebro tiene como fin el avance científico. Los bancos de cerebros permiten el estudio de enfermedades propias de la vejez, como los trastornos de la memoria. En las últimas décadas, en gran parte del mundo se afirma que la sociedad está “envejeciendo” y por esta razón es muy importante avanzar en las investigaciones sobre las enfermedades que afectan a este sector de la población. “Es importante que la Argentina tenga su banco porque es una excelente manera de saber cuáles son las enfermedades del cerebro que hay en nuestro país que pueden no ser las mismas que haya en otro país.”, explica Gustavo.

Los cerebros son donados de forma altruista por la familia del recién fallecido y la extracción del órgano está estrictamente regulada.
Una vez el manos de los científicos , el cerebro es cortado por la mitad. Una mitad será guardada a -80º, lo cual permite preservar la estructura molecular intacta. La otra mitad se fija en formol y se estudia como se hace habitualmente en casos de biopsia.

La mitad tratada en formol se deshidrata y se corta en láminas muy finas para estudiarlo al microscopio. “En las viejas salas de autopsia del siglo XIX se decía: “la muerte enseña lo que la vida oculta”; y de alguna manera esta frase sigue siendo cierta, nosotros podemos sacar de la autopsia muchísima información que es necesaria para comprender a los pacientes vivos, para diagnosticar mejor a los pacientes vivos y para tratar a los pacientes vivos, por eso de alguna manera el banco de cerebros completa el acto médico más allá de la muerte.”, agrega Gustavo.

Los bancos de cerebros permiten realizar los diagnósticos más precisos que la medicina de hoy en día está en condiciones de hacer y esos datos son de un valor enorme para los pacientes vivos. Los estudios genéticos pueden ayudar a prever o prevenir enfermedades congénitas en otros familiares. “En principio fue una experiencia que parecía que no estaba adecuada al país y al tiempo, pero hemos tenido un muy buen éxito en el sentido de que tenemos el auspicio de la Sociedad Argentina de Neurología y la Sociedad Argentina de Patología que serían las dos entidades científicas más interesadas y hemos tenido el aporte, y es un muy buen momento para agradecerlo públicamente, de los familiares y los médicos que han comprendido que este acto de la donación altruista de cerebros de los familiares que han fallecido sirve, son importantes para el avance de la ciencia y sobre todo de la ciencia argentina.”, agrega Gustavo.

http://cientificos.blog.arnet.com.ar/archive/2011/03/10/banco-de-cerebros.html#more

No hay comentarios: