domingo, 16 de octubre de 2011

Así fabrica misiles la Argentina, 25 años después del Proyecto Cóndor

Eduardo Fabre, presidente del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), sostuvo este sábado en MDZ Radio que la Argentina está a punto de llegar al máximo del desarrollo en la construcción de "vectores", o "misiles".

Esto es así, afirmó, porque "ya se logreó superar la altura de 350 kilómetros de velocidad "y nos acercamos a los 500 kilómetros, fuera de la atmósfera, lo que facilitará las cosas y nos permitirá que el país desarrolle la tecnología necesaria para la defensa en lugar que tener que comprarla".




El misil argentino Gradicom II.
Fabre dialogó en vivo con Gabriel Conte en el programa República de Mendoza. Allí explicó que "aunque no exista una hipótesis de conflicto, los países deben desarrollar tecnología que en principio es bélica, útil para defender los recursos naturales, por ejemplo, pero que en el futuro pueden resultar útiles para la vida cotidiana, como ha sucedido con los grandes descubrimientos en telecomnicaciones, por citar un caso".

En ese sentido, el funcionario mendocino del Ministerio de Defensa explicó que "a esos vectores podemos darle múltiples usos: si le ponemos un artefacto explosivo, será un instrumento bélico. Pero si le ponemos otros elementos, como por ejemplo para las comunicaciones, tendrá otra utilidad".

Ejemplificó que "la detección de las nubes de humo de los volcanes, tan útil para la navegación aérea, se hace, precisamente, con tecnología que desarrollamos nosotros".

En cuanto a las pruebas con misiles, Fabre explicó que "son lanzados desde Chamical, en La Rioja" y que impactan "en las Salinas Grandes, en el norte de Córdoba, en una zona sumamente despoblada".

Dijo que "también tenemos otra planta de lanzamiento en Mar Chiquita, cerca de Mar del Plata, pero un juez federal nos impide las prácticas sobre el Atlántico por protección del medio ambiente y de una determinada especie de aves, en una época específica del año, por lo que estamos limitados en ese aspecto".

Además, valoró que se esté trabajando en ese orden en la actualdiad luego de la desactivación del proyecto Cóndor, un misil que comenzó a crearse en la época de Alfonsín y que "por presiones de potencias de aquel momento", según explicó Fabre, "fue desactiovado completamente".

El funcionario destacó la reapertura de astilleros y de una fábrica de aviones en Córdoba, "luego de 25 años de inactividad". Resaltó que "hubo que convocar a especialistas y técnicos que ya estaban jubilados para poder entrenar a los más jóvenes, que son la materia prima para estas investigaciones que se están llevando a cabo en la Argentina".

En otro punto, ratificó la necesidad de que "la UNASUR tenga una estrategia común" en la materia a su cargo. Consultado sobre la relación de nuestro país con la industria bélica de Venezuela y en torno al rol que tiene el nexo que representa el ministro Julio De Vido y el área de Planificación Federal en este punto, Fabre sostuvo que "ojalá crezca esa relación porque es beneficiosa".






No hay comentarios: